Ideas para hacer pilates. El uso de las paredes

Inicio/Entrenamiento/Ideas para hacer pilates. El uso de las paredes

Ideas para hacer pilates. El uso de las paredes

El equipamiento más barato y útil en Pilates: La pared

El pilates es sin duda una excelente manera de mantenernos en forma, gracias a la diversidad de ejercicios existentes y sus funciones.

Los distintos elementos que su suelen utilizar en un entrenamiento de pilates son también muy diversos; desde aros y pelotas, hasta sillas y otras máquinas más complejas. Eso sí, todos estos dispositivos de apoyo representan siempre un gasto significativo que frena a muchas personas a practicar pilates por su cuenta.

Por eso, hoy vamos a presentarte un elemento que siempre está ahí y que puedes utilizar para tus entrenamientos de pilates tanto en clases como en casa; hablamos de la pared.

Cómo utilizar la pared para hacer pilates

Hoy vamos a enseñarte como le puedes sacar provecho a la pared en un entrenamiento de pilates. Tiene muchas ventajas, y sin duda alguna, es muy barato, no tendrás que ganas nada en complementos.

La pared es una herramienta que debes adaptar y utilizar de acuerdo al espacio con el que cuentes, así como las máquinas y otros dispositivos de apoyo con los que entrenes. Del mismo modo, la pared puede funcionar como sistema de asistencia para desarrollar un ejercicio en concreto, así como también incrementar la intensidad del movimiento y elevar el reto.

Como utilizar la pared en un entrenamiento de pilates

1. Primero, la pared funciona como una guía o soporte para medir la curvatura de la espalda al ponerse de espaldas a ella, dando indicios del estado físico de la columna de los alumnos. Dependiendo de ello, se pueden realizar movimientos de piernas y brazos en esa posición para tener estabilidad, mejorar la curvatura y la salud lumbar.

2. Segundo, la pared es una herramienta que aporta estabilidad en muchas situaciones, por ejemplo, al usar las fitballs si se tiene mucha inestabilidad y dicha situación no ayuda a los ejercicios, apóyalas en una esquina entre pared y pared y verás cómo mejora.

3. En tercer lugar, la pared ayuda a mejorar la disociación lumbo/pélvica, ya que hay muchas personas que no pueden mantener la columna alineada cuando suben escalones o se levantan de una silla, ya que el movimiento involucra movimiento de cadera, rodilla y tobillo. Para hacerlo, has sentadilla de espalda a la pared, ya que agrega soporte y también un poco de resistencia.

4. Por último, la pared funciona perfectamente para limitar el rango de movilidad y liberar carga, ya que reduce la presión en manos, piernas y hombros y también da soporte a las piernas.

Con la pared aumentas el reto

La pared te permite aumentar la resistencia en muchos ejercicios. Por ejemplo, te ayuda con la estabilidad lumbo-pélvica al intentar sostener una pelota con la pelvis a la pared, mientras elevas una pierna noventa grados, repitiéndolo diez veces en ambas extremidades.

También, el trabajo invertido es perfecto para utilizar paredes; la elevación de pelvis eleva bastante su intensidad y trabajo cuando las piernas se apoyan en la pared a un ángulo de noventa grados, así como también elevar una pelota contra la pared con las piernas estiradas en posición acostada.

Por último, la pared también añade más trabajo a las planchas dando un paso atrás y bajando las manos un palmo, bajando al suelo hasta llegar a la silla.

¿Te entusiasma practicar pilates?

Lo tienes más fácil que nunca.  Te animamos a que pruebes unas clases de Pilates en Tomares personalizadas y con grupos reducidos. Visítanos en Nutrimas, Centro Integral de Salud en Tomares

Por | 2017-10-08T17:00:12+00:00 |Entrenamiento|0 Comments

Sobre el autor:

Amante del deporte y la alimentación. De profesión comunicador y co-fundador de Nutrimas.