La delgada línea entre el Marketing y la Salud

Inicio/Nutrición/La delgada línea entre el Marketing y la Salud

La delgada línea entre el Marketing y la Salud

Hasta ahora, recomendaciones como promover la práctica de actividad física o educación alimentaria han sido insuficientes para combatir el problema de la obesidad en la población. Si a ello le sumamos la aparición en los últimos tiempos de las llamadas “dietas milagro” caracterizadas por prometer una pérdida de peso  en poco tiempo y sustentadas en un potente sistema comunicación y marketing, nos hace situarnos ante un escenario donde no solo impide frenar la obesidad, sino que se contribuye a que ésta se consolide como epidemia.

Hoy hablaremos sobre dos tipos de dietas que en los últimos tiempos han logrado situarse entre las principales modas de alimentación en la población, como son la Dieta Slow-Carb o Dieta Paleolítica.

DIETA “SLOW-CARB”

SLOWCARBEn primer lugar, es importante decir que el nombre, se refiere al consumo de hidratos de carbono de absorción lenta, principalmente en forma de legumbres. No se debe confundir con una dieta baja en hidratos de carbono o “low-carb”. La dieta Slow Carb se rige sobre 5 reglas básicas:

  1. Evitar los hidratos de carbono blancos.
  2. Repetir las mismas comidas una y otra vez.
  3. No beber calorías (refrescos, zumos).
  4. No comer fruta.
  5. Tomarse un día de descanso de la dieta por semana.

Según el autor de la misma (Tim Ferriss), es una de las formas más efectivas para perder hasta 10 kilos en 30 días sin hacer ejercicio…

Si analizamos algunos puntos de esta dieta, no hay evidencia de que el consumo de fruta esté relacionado con aumento del peso corporal, por lo tanto no tiene sentido restringirlas. Además, el hecho de consumir las mismas comidas repetidamente no ayudaría a la adherencia de la dieta y menos, a unos correctos hábitos saludables. Y sobre todo, lo que encontramos en numerosas dietas milagro: perder peso en pocos días y ¡sin hacer ejercicio!

DIETA “PALEOLÍTICA” (Paleo)

Esta dieta o estilo de vida pretende asemejarse a la que llevaban nuestros antepasados en aquella época, basándose entre algunas razones, en que el ser humano no está completamente adaptado a la alimentación que tenemos en la actualidad.

Se basa en un consumo exclusivo de verduras y hortalizas, frutas, tubérculos, pescados, mariscos, carnes, huevos, frutos secos y productos no procesados o mínimamente procesados. Mientras que excluye alimentos como la leche, legumbres o cereales.

PALEO

Es cierto que existe evidencia de que llevar a cabo una dieta “paleo” puede ser en algunos casos  beneficioso para la salud, ya que solo el  hecho de excluir alimentos procesados e incluir comida real hace que lo sea. Sin embargo, hay cierta vertiente de marketing  alrededor que hace que se relacione con una moda o “dieta milagro”. También es importante la individualización de la dieta, ya que la inclusión de alimentos como la leche, legumbres o cereales (integrales) es totalmente compatible con unos hábitos de alimentación saludables.

Para concluir, te recomendamos que te alejes aquellas dietas que transmitan mensajes que te prometan cosas imposibles y lleves a cabo una alimentación variada que incluya alimentos saludables como verduras y hortalizas, frutas, cereales integrales, legumbres, pescados, carnes blancas, huevos, frutos secos y lácteos.

Artículo escrito por:

David Martos Carmona
Técnico Superior en Dietética
Estudiante del Grado de Nutricion Humana y Dietética

paleobull

Por | 2017-02-10T10:48:19+00:00 |Nutrición|0 Comments

Sobre el autor:

Amante del deporte y la alimentación. De profesión comunicador y co-fundador de Nutrimas.