Las semillas, los grandes perfumes en frascos pequeños de la alimentación

Inicio/Nutrición/Las semillas, los grandes perfumes en frascos pequeños de la alimentación

Las semillas, los grandes perfumes en frascos pequeños de la alimentación

Está muy de moda el uso de semillas varias como: CHÍA, LINO, SÉSAMO, CALABAZA, AMAPOLA,….. Hay quien las añade a los batidos o licuados de frutas y verduras y otros tantos prefieren usarlas en ensalada, revueltos o incluso guisos, pero….¿sabemos realmente los beneficios de estas y cómo es la manera más indicada para consumirlas? En las siguientes líneas una de nuestras profesionales os informará acerca de todo ello. Si queda alguna cuestión en el aire no dude en ponerse en contacto con nosotros a través del 955 31 98 98 o a través del correo: consulta@nutrimas.es

Las semillas son un ingrediente más en nuestros platos, pequeño pero poderoso ya que, al igual que las especias, están cargadas de nutrientes que aportan grandes beneficios para la salud. En líneas generales destaca el gran contenido de fibra, grasas cardiosaludables y minerales que ofrecen en pequeñas porciones.

A continuación les hablamos de algunas de ellas:

Las populares pipas de girasol:

Pipas de GirasolSon una importante fuente de vitamina E, uno de los principales antioxidante liposolubles del organismo, y de magnesio. Las semillas de girasol son ricas en ácidos grasos mono y poliinsaturados que ayudan a reducir el colesterol “malo´´ en sangre, previniendo así el riesgo de sufrir dolencias  cardiovasculares. Otros micronutrientes que abundan en ellas son: potasio, fósforo, calcio y ácido fólico, importantísimos todos ellos para el correcto funcionamiento el sistema nervioso y muscular. Todo ello hace que sean un piscolabis ideal para deportistas.

Se consumen en crudo y su sabor combina perfectamente con ensaladas y cualquier mezcla de vegetales crudos.

Semillas de lino o linaza:

Ya Hipócrates escribió acerca del uso de la linaza para el alivio de dolores abdominales y el emperador Carlomagno incluso aprobó leyes que requerían de su consumo.

Los beneficios principales para la salud que derivan de las semillas de lino son gracias a los ácidos grasos omega 3, potentes anti-inflamatorios, la fibra soluble y los lignanos, compuestos vegetales con efectos estrogénicos y propiedades antioxidantes.

La fibra ayuda a reducir los niveles de azúcar y colesterol en sangre al mismo tiempo que contribuye al buen funcionamiento y motilidad intestinal.

Para aprovechar al 100% los beneficios de las semillas de lino se recomienda consumirlas molidas aunque en ocasiones resulta más difícil encontrar esta versión en los establecimientos comerciales.  (enlace del producto)

Semillas de sésamo:

semillas de sesamoSon muy preciadas por sus grasa insaturadas y el alto contenido en proteínas vegetales. Entre los minerales contenidos en ellas destaca el calcio. Las semillas de sésamo presumen de tener dos sustancias únicas: sesamina y sesamolina. Ambas son fibras que pertenecen al grupo de los lignanos  con acción estimulante por lo que ayudan a crear musculo y quemar grasa así como mejorar la resistencia.  Ciertos estudios muestran que la sesamina protege al hígado del daño oxidativo.

Ideales para combinar con salsas de soja y macerar carnes o pescados en dicho mejunje.

Pipas de calabaza:

Podríamos enmarcarlas dentro de los superalimentos ya que su composición así lo deja ver. Son ricas en ácidos grasos omega 3, en vitaminas de grupo B y un interesante contenido en proteínas vegetales. Además abunda el L-triptófano, componente químico que ayuda a combatir los cuadros depresivos y de desánimo.

Semillas de chía:

semillas de chiaSemillas ricas en zinc, micronutriente importantísimo para el adecuado funcionamiento del sistema inmune. También contiene proteínas vegetales, antioxidantes, fósforo, calcio,…. A todo esto hay que añadir los beneficios sobre la integridad intestinal que aporta el alto contenido en fibra de estas semillas. Antes de ser consumidas se recomienda dejarlas durante toda una noche en agua, de este modo conseguiremos potenciar su beneficios.

Y si ahora preguntase, ¿alguien quiere semillas?

Por todo ello y más os animamos a que hagáis de ellas un ingrediente más entre vuestros platos teniendo en cuenta cuál es la mejor versión para su consumo y optimizar así los beneficios que nos aportan.

 

Por | 2017-01-25T11:05:52+00:00 |Nutrición|0 Comments

Sobre el autor:

Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Pablo de Olavide. Especializa enmicronutrición gracias a cursos formativos que realiza periódicamente siempre a fin demantener actualizados los conocimientos. Ha colaborado en diversos equipos sanitariosmultidisciplinares integrando tratamientos de diferentes campos. Colegiada AND-00521.