Pérdida de grasa localizada: ¿Es posible?

Inicio/Nutrición/Pérdida de grasa localizada: ¿Es posible?

Pérdida de grasa localizada: ¿Es posible?

Eliminar Grasa LocalizadaEs muy común encontrar en el gimnasio el típico pretendiente a cuerpo fitness matándose a realizar abdominales día a día para perder esos kilitos de más que se presentan en el abdomen y sin apenas observar cambios en la zona o, que nos dicen de esa grasa que se acumula debajo de los brazos… ¿Podríamos rebajarla mediante ejercicios de pesas?

La realidad es que no, el ejercicio localizado no afecta de forma directa en los niveles de grasa de la zona que estemos trabajando en concreto, por desgracia nuestro cuerpo no es tan sencillo.

La lipólisis o pérdida de grasa se produce siempre de forma proporcionada en todo el cuerpo, si bien es cierto que cada persona tiene tendencias a acumular grasa corporal de forma  y en proporciones distintas.

Se ha conseguido establecer una relación directa entre los niveles de ciertas hormonas y la acumulación de grasa en diferentes partes del cuerpo;

Grasa en el abdomen

Íntimamente relacionada con los niveles de cortisol, la hormona del estrés, no se sabe realmente el por qué  pero se cree que ante situaciones de estrés alto el cuerpo acumula la grasa en la zona del abdomen como método de supervivencia para posibles necesidades calóricas en el futuro; el  hecho es que se ha demostrado que la mayoría de las personas que tienen altos niveles de cortisol presentan una mayor  grasa abdominal en proporción a aquellas con niveles normales.

Grasa localizadaGrasa en piernas y nalgas

Asociada a altos niveles de estrógenos, al igual que durante el embarazo se produce un aumento de esta hormona y por tanto la acumulación de grasa en  dicha zona, personas con niveles altos de estrógenos tienden localizar una mayor cantidad de grasa en piernas y glúteos.

Grasa en la espalda

La acumulación de grasas en esta zona se relaciona con unos niveles muy bajos de L-tirosina, la cual regula el metabolismo celular, concentraciones bajas de L-tirosina pueden provocar altas acumulaciones de grasa en zonas con poca circulación sanguínea como serían los llamados “flotadores” traseros por ejemplo.

Por lo que la respuesta al título del artículo sería un NO rotundo, sin embargo la realización de ejercicio y llevar una alimentación adecuada nos acerca a conseguir este objetivo teniendo en cuenta que se perderá  grasa de todas las zonas.

Por otro lado la mayoría de los casos expuestos tienen en común un exceso o déficit de alguna hormona, por lo que posiblemente si la estabilizásemos con un tratamiento adecuado podríamos reducir o remitir estas situaciones.

Artículo escrito por:

Alberto Mula Díaz
Estudiante Técnico Superior en Dietética

Síguenos en Facebook

Por | 2017-05-17T16:03:48+00:00 |Nutrición|0 Comments

Sobre el autor:

Amante del deporte y la alimentación. De profesión comunicador y co-fundador de Nutrimas.