Se ha popularizado la idea de que la dieta libre de gluten es más saludable o que se pierde peso si la llevas a cabo.  El inconveniente del gluten es que puede producir tres tipos de reacciones: enfermedad celiaca, sensibilidad al gluten no celiaca y alergia al trigo. En estos casos la retirada del gluten de la dieta se convierte en un tratamiento médico pero, ¿es conveniente reducir o eliminar el gluten si no eres celíaco o intolerante?

Gluten FreeEl gluten es una proteína que se encuentra en el trigo y  en menor medida en otros cereales como el centeno, la cebada o la espelta. Esta proteína también está presente  en la elaboración de muchos productos procesados como sopas preparadas, embutidos, salsas comerciales…

Síntomas como malas digestiones, pesadez, gases, diarreas pueden ser señales de que el gluten te  sienta mal. Al comer sin gluten, una vez diagnosticado el problema de celiaquía o intolerancia, se puede notar menor pesadez en tu cuerpo o incluso el vientre más plano, pero esto no significa que el gluten  adelgace a toda la población en general. Lo que ocurre es que a las personas con problemas de asimilación de gluten, cuando reducen este nutriente sus  digestiones mejoran y como consecuencia puede desaparecer la hinchazón y los gases. Esto se puede traducir en muchos casos con pérdida de peso.

Uno de los últimos estudios realizados acerca del gluten y la repercusión de  las dietas “gluten-free”  concluye que eliminar el gluten de la dieta en adultos sanos implica “beneficios dudosos para la salud”. Este estudio afirma que no existen pruebas científicas que justifiquen que los adultos sanos deban seguir una dieta sin gluten.

Este proyecto  considera que  eliminar el gluten de la dieta puede implicar una reducción del consumo de granos enteros y fibra, que son beneficiosos para la salud cardiovascular, así como la deficiencia en otras vitaminas que nos aportan estos cereales.

Gluten freeCon respecto a los alimentos sin gluten afirman que no existe relación directa entre el consumo de alimentos sin gluten y beneficios para la salud, para las personas sanas. Una vez más se pone al descubierto los efectos en los consumidores de las potentes campañas de mercadotecnia que realizan las industrias alimentarias en cuestión de salud.

La investigación señala que estas campañas han tenido una gran influencia en la percepción del posible riesgo derivado del consumo de gluten en la población general, haciendo creer que los productos sin gluten son una alternativa más saludable que los que lo contienen.

Además se han hecho otros estudios que han comprobado que hay productos sin gluten que para mejorar las texturas  pueden llevar más cantidad de grasas o azúcar trans.

Con respecto a la decisión de eliminar o no el gluten de sus menús, lo mejor es acudir a un especialista que no sólo te resolverá si existe algún problema con la asimilación del gluten sino que también en caso de que se tenga que eliminar, diseñará una alimentación balanceada para evitar carencias de nutrientes.

¿Tienes dudas sobre tu alimentación? ¡Ven a ver a nuestras Nutricionistas!