En los últimos años se ha dado especial relevancia al estudio de plantas, raíces, hojas y especias por sus labores como remedios naturales.

Curcuma y piperinaPoco a poco os iremos desvelando cuáles son algunas de estas y los beneficios sobre la salud que les atribuye. Hoy toca empezar por la CÚRCUMA.

Se trata de una planta-especie-raíz que se usa desde hace cientos y cientos de años. Es reconocible y fácil de recordar por su intenso color amarillo virando a mostaza. Tiene un sabor característico que se acentúa al añadirlo a las comidas.

Conocida como “la reina de las especias” contiene proteínas, fibra, vitaminas C, E y K, niacina, calcio, sodio, potasio, hierro, zinc, magensio y cobre. También es rica en curcumina, un polifenol que le otorga su color amarillo, presenta importantes propiedades antioxidantes, anticancerígenas y antiiflamatorias. Por ello ayuda a mejorar los síntomas de enfermedades degenerativas inflamatorias, la endometriosis, la colitis ulcerosa o la artritis reumatoide.

Alivia la acidez estomacal, evita los gases, posee poder antimicrobiano, reduce el estrés y un largo etc.

Con todos estos beneficios, ¿quién no estaría dispuesto a cunsumirla?

Si, nuestro equipo especialista en alimentación te recomienda incluirla en tu día a día eso sí, con una salvedad… ¡¡¡consumirla con pimienta negra!!! Los nutrientes de la cúrcuma no son fáciles de absorber pero la agregación con la pimienta aumenta hasta un 2000% la biodisponibilidad de la cúrcumina y con ella el provechoso potencial sobre la salud del que la consume.

Los últimos estudios demuestran que su biodisponibilidad para el organismo es mínima a menos que se tome junto a la pimienta negra, grasas saludables poliinsaturadas o se le aplique calor.

Pimienta negra - piperinaLa piperina presente en la pimienta negra activa receptores de nuestro organismo (el TRPV1) que actúan frente al dolor. Esta propiedad analgésica beneficia a personas que sufren dolor en las articulaciones, por lesiones o cualquier otro tipo de dolor específico.

Estas dos especias provocan un aumento de los niveles de endorfinas, dopamina y serotonina en el cerebro cuando las ingerimos. Estas hormonas mejoran nuestro estado de ánimo y felicidad. Además, el consumo de la pimienta negra y la cúrcuma inhiben la producción de la enzima monoamino oxidasa que está relacionada con los estados de depresión.

La piperina es un compuesto termogénico que activa el metabolismo, es decir,  aumenta la velocidad a la que se queman las calorías en nuestro organismo y detiene la formación de células grasas. También los polifenoles de la cúrcuma ayudan a quemar grasas y a alcanzar un peso saludable. Estos efectos serán mucho más visibles siempre que vayan acompañados de unos hábitos alimentarios saludables, práctica de ejercicio regular y una adecuada gestión emocional que te enfoque a alcanzar tus objetivos.

Además, la pimienta negra provoca sensación de saciedad, facilita la digestión aumentando las secreciones ácidas en el estómago y la eliminación de gases.

Y la cúrcuma, a su vez, protege el estómago, la flora intestinal y disminuye el colon irritable.

Y, ¿cómo las incorporamos a nuestro día a día?

Es muy sencillo, hazte infusiones y té, aliños, recetas con curry al que añadimos pimienta si no lo trae o no estamos seguros de ello, utiliza la mezcla como colorante.

En cuanto a la cantidad, sería suficiente con 5 gramos al día de cúrcuma y un poco de pimienta o lo que es lo mismo: una cucharilla pequeña rasa en medidas caseras.

Para facilitar su consumo se venden suplementos en forma de capsulas y si te interesa, puedes preguntarnos más sobre ellos y otras cosas relacionadas.